martes, 16 de octubre de 2007

Polvazo con mi prima

Soy Alex tengo 20 años les voy a contar la historia del día que folle con mi prima, hace poco fui a vivir a Valencia porque tenia que estudiar la universidad y mi única familia que tenia ahí era una prima que estaba casada, ella tiene 23 años es alta, delgada, cabello rizado y tenia un cuerpazo que vuelve loco a cualquiera, tenia un buen trasero firme y parado, unas tetas bien firmes a pesar de haber tenido un hijo y unas piernas lisas y suaves.

Ella es de las que les gusta los bares y antros, siempre sale a ellos, pero solo cuando su esposo no esta su trabajo lo mantiene fuera de casa y mi prima aprovecha para salir, siempre salía con ella pero cada quien regresaba solo se iba con cualquier chico que encontrara en los bares y siempre la terminaban follando (ella me contó varias veces).

Aquí empieza la historia un día salimos como de costumbre a un bar, pero fue en uno de esos días en que los bares no tienen mucha clientela y el ambiente no era bueno y todo era aburrido en fin terminamos regresando a la casa mas temprano de lo normal, nos quedamos en la sala quería que la acompañara a tomar unas copas, esa noche se vistió con una minifalda negra y una blusa blanca con un escote muy grande, nos servimos la copa y ella se sentó enfrente de mi y cruzo las piernas y se le dejo notar sus piernas lisas y blancas, no pude evitar mirárselos, ella se dio cuenta y me pregunto si me gustaban sus piernas, yo apenado le conteste que si que tenia unas piernas preciosas, ella se puso a reír, y no le dio mucha importancia, seguimos tomando por casi una hora.

Después de una rato de estar bebiendo comenzó a hablar de sexo, de su primera vez y sus aventuras con los chicos que había conocido en los bares, eso me excito y me puso la polla muy dura, después me dijo que estaba cansada y quería que le diera un masaje, al decir esto se quito la blusa y la minifalda que traía puesta, eso me dejo ver que debajo tenia un hilo dental amarillo y que no tenia sostén me quede sorprendido con lo abultado de sus pechos firmes y mi polla estuvo a punto de explotar, se acostó sobre el sofá y me pidió que fuera por una crema que tenia para darle el masaje tenia un cuerpo monumental y sus piernas me volvían loco, comencé con el masaje por todo su cuerpo, al llegar a sus pechos la polla estaba bien tiesa y mas cuando llegue a las piernas.

Terminado el masaje me dijo que ella quería darme un masaje también, apenado me quite la ropa y solo quede en ropa interior eso hizo notar que mi polla estaba dura, empezó su masaje y sentía que iba a correrme y no podía controlarme, ella se dio cuanta de eso y me dijo que si podía verla, me quede sorprendido cuando me lo dijo, pero enseguida la saque para mostrársela, ella lo tomo y se le quedo viendo como examinándolo, y entonces paso lo que me esperaba se la metió en la boca, me dijo que quería probarla y comenzó a succionarlo casi me vengo pero ella termino antes de que eso pasara.

Después me dijo que la gustaría probar mi polla con su coño y ver si sabe tan rico como lo había sentido en su boca, no la hice esperar la tumbe sobre el sofá, la bese, le mordí y le rocé sus enormes pezones jugosos se los deje mojados y parados, le quite su hilo dental me lo puse en lacara para sentir su olor, me dejo ver su coño era hermoso como tenia todo su cuerpo, me di a la tarea de comerme ese manjar, le pase la lengua lo bese, lo lubrique y casi hago que se viniera en mi cara, luego le coloque mi polla en su coño se la unte y rocé de arriba hasta abajo, después se lo coloque bien y empecé a metérsela, me di cuenta de que no estaba segura de que yo su primo se la estuviera metiendo y follandole el coño, primero empecé despacio y luego mas rápido, a pesar de haber follado tanto con otros chicos tenia el coño apretado me costaba trabajo penetrarla bien, y a ella le dolía porque se quejaba mucho e intentaba sacársela pero no se lo permití, se la metí toda sin parar hasta que me corrí dentro de ella me corrí como nunca la llene toda de semen y pude ver como le escurría el semen por la vagina derramándose sobre el piso, me levante y me fui a mi cuarto y ella se quedo sobre el sofá limpiándose el semen.

Desde ese día dejo de salir con chicos si íbamos aun bar y todo pero regresábamos juntos a la casa, nos encerramos en mi cuarto y allí volvíamos a hacerlo hasta que terminábamos agotados, yo le estrene el chiquito porque aun era virgen por detrás, hasta hoy sigo en su casa y por supuesto tirándomela cada vez que estamos solos, hasta ya tenemos un libro de Kamasutra y me pidió que practicáramos todas las posiciones que se encuentran en el libro.